La obesidad y su relación con la apnea del sueño

La obesidad y su relación con la apnea del sueño

¿Qué es el Síndrome de Apnea?

La apnea del sueño es un trastorno relativamente común en el que las personas experimentan dificultad para respirar mientras duermen. En la apnea obstructiva del sueño (AOS), el tipo más común de apnea del sueño, la respiración disruptiva ocurre debido a una vía aérea superior estrecha o bloqueada. Es similar a respirar a través de una pajita. Las personas con AOS grave pueden tener más de 30 trastornos respiratorios por noche.

 

¿Cuáles son los principales síntomas de la apnea del sueño?

Los síntomas que nos pueden hacer sospechar que padecemos esta enfermedad, podríamos diferenciarlos entre síntomas diurnos y nocturnos.

Así como síntomas diurnos tenemos:

  • Excesiva somnolencia diurna
  • Sensación de sueño no reparador
  • Cansancio crónico
  • Pérdida de memoria
  • Cefalea- dolor de cabeza
  • Disminución de la lívido
  • Irritabilidad
  • Apatía
  • Depresión
  • Dificultades de concentración

 

Como síntomas nocturnos podemos encontrarnos con los siguientes:

  • Ronquidos
  • Reflujo gastroesofágico
  • Despertares frecuentes
  • Pesadillas
  • Insomnio
  • Movimientos anormales
  • Apneas observadas
  • Nicturia (expulsión involuntaria de orina durante la noche)

 

¿Quién está en riesgo de tener apnea del sueño?

El exceso de peso no solo puede causar apnea del sueño, sino que puede empeorar los síntomas y exacerbar sus efectos perjudiciales para la salud. A su vez, la falta de sueño también puede provocar un aumento de peso, lo que lo convierte en un círculo vicioso.

Varias condiciones de salud aumentan la probabilidad de desarrollar apnea del sueño, pero la AOS es más común en personas con sobrepeso u obesidad. El exceso de peso crea depósitos de grasa en el cuello de una persona llamados grasa faríngea. La grasa faríngea puede bloquear las vías respiratorias superiores de una persona durante el sueño cuando la vía respiratoria ya está relajada. Esta es la razón por la que los ronquidos son uno de los síntomas más comunes de la apnea del sueño: literalmente, el aire se exprime a través de una vía respiratoria restringida, lo que provoca un ruido fuerte.

Además, el aumento de la circunferencia abdominal por exceso de grasa puede comprimir la pared torácica de una persona, disminuyendo el volumen pulmonar. Esta capacidad pulmonar reducida disminuye el flujo de aire, lo que aumenta la probabilidad de que las vías respiratorias superiores colapsen durante el sueño. El riesgo de AOS sigue aumentando con el aumento del Índice de Masa Corporal (IMC), que mide la grasa corporal en función de la altura y el peso. Incluso un aumento de peso del 10% se asocia con un aumento de seis veces en el riesgo de AOS.

 

¿Cómo afecta la apnea a los hábitos alimenticios?

Si bien se sabe desde hace mucho tiempo que el exceso de peso es un factor de riesgo de AOS, una cantidad cada vez mayor de evidencia sugiere que la relación es recíproca. Esto se debe a que la falta de sueño se asocia con una disminución de la leptina (una hormona supresora del apetito) y un aumento de la grelina (una hormona estimulante del apetito), lo que puede aumentar los antojos de alimentos ricos en calorías. Los datos adicionales indican que el sueño insuficiente conduce a comer en exceso, obesidad y una disminución en la pérdida de grasa durante la restricción de calorías.

También parece que los pacientes con AOS, en particular, pueden ser más susceptibles al aumento de peso que las personas que tienen el mismo IMC y estado de salud, pero que no sufren de apnea del sueño.

 

¿Cómo afecta la apnea a un estilo de vida activo?

La apnea del sueño también puede agotar a las personas de la energía que necesitan para mantener un peso corporal saludable. La somnolencia diurna es un síntoma común de la apnea del sueño, resultado de un sueño fragmentado y no reparador. La evidencia sugiere que la somnolencia excesiva puede llevar a quienes padecen apnea del sueño a realizar menos actividad física durante las horas de vigilia. Esto puede ser particularmente problemático para las personas obesas, que con frecuencia experimentan más dificultad para respirar y malestar en el pecho con el esfuerzo físico, lo que resulta en ejercicio limitado. Sin cambios en la dieta, la disminución de los niveles de actividad puede conducir a un aumento de peso adicional.

 

Efectos de la apnea del sueño sobre la salud y el exceso de peso

Privados de un descanso suficiente y de calidad, los que padecen apnea del sueño experimentan un estrés significativo en sus sistemas cardiovascular, metabólico y pulmonar. Esto puede ser particularmente preocupante para las personas obesas, porque la obesidad también puede elevar el riesgo de problemas cardíacos, pulmonares y metabólicos, lo que podría agravar sus problemas de salud.

 

Apnea del sueño y salud cardiovascular

La apnea del sueño afecta a todo el sistema cardiovascular de una persona de varias formas. Cada vez que ocurre un lapso de respiración, el suministro de oxígeno del cuerpo cae, lo que desencadena una respuesta de “lucha o huida”. Cuando ocurre esta respuesta, la presión arterial aumenta y la frecuencia cardíaca aumenta, lo que hace que el durmiente se despierte y vuelva a abrir sus vías respiratorias. Este ciclo se repite durante la noche. Los niveles cíclicos de oxígeno en sangre que suben y bajan pueden causar inflamación, lo que a su vez puede provocar aterosclerosis (una acumulación de placa en los vasos sanguíneos) que se asocia con ataques cardíacos, derrames cerebrales y presión arterial alta.

 

¿Qué otras consecuencias puede suponer la apnea del sueño para la salud?

A corto plazo las consecuencias son:

  • Aumento de la somnolencia y reducción de la energía diurna y de la función psicomotora.
  • Reducción de la memoria y capacidad de concentración.
  • Reducción de la función cognitiva.
  • Mal estado de ánimo.

 

A largo plazo las consecuencias son más graves, y entre ellas se encuentran:

  • Depresión
  • Aumento del riesgo de tener accidentes de tráfico, caídas, fracturas y, en general, accidentes como consecuencia de la somnolencia
  • Aumento de la enfermedad cardiovascular
  • Trastornos somáticos o psicosomáticos
  • Muerte

 

¿Cómo puede mejorarse la apnea del sueño?

Sin duda, perder peso es la principal recomendación para aquellas personas que tienen apnea del sueño y obesidad. Una buena alimentación, perder el exceso de peso e incorporar ejercicio físico en la rutina diaria, es la mejor manera de tratar la enfermedad. Según diferentes investigaciones médicas, perdiendo una cantidad de exceso de peso significativa, puede llegar incluso a curarse la enfermedad.

Si padeces apnea del sueño por obesidad o sobrepeso, en Obymed podemos ayudarte. Pida una cita informativa gratuita.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies . ACEPTAR

Aviso de cookies
×

Hola!

Ahora puedes ponerte en contacto con nosotros a través de WhatsApp, ¡fácil y rápido!

× ¿Alguna duda?