fbpx

La guía de obesidad que cambiará las normas…

¿Qué es la Guía GIRO y cuál es su objetivo?

Es el resultado final de un trabajo en el que han colaborado 14 sociedades científicas españolas para abordar la obesidad en personas adultas. Así pues, han lanzado: “Guía Española del Manejo Integral y Multidisciplinar de la Obesidad en Personas Adultas”, conocida como Guía GIRO. El objetivo es ofrecer herramientas acerca de la enfermedad tanto a los pacientes como a los profesionales de la salud.

La obesidad en España: datos y estadísticas (LA SITUACIÓN ES SERIA)

En las últimas décadas, la obesidad en España ha ido en aumento y la situación es preocupante. Según un informe de la OMS para la Región Europea, desde 1980 la obesidad no ha dejado de crecer en España, y ahora afecta al 23,8 % de la población adulta. Es decir, ¡1 de cada 4 personas en nuestro país vive con obesidad! La Encuesta del Estudio Nacional de sero-Epidemología de la infección por SARS-CoV-2 en España (ENE-COVID), revela que el 63,7% de los hombres y el 48,4% de las mujeres tienen exceso de peso. Y es que esto no se detiene aquí… Según el estudio de la Federación Mundial de Obesidad predice que para el año 2035 el 37% de la población española estará afectada por la obesidad. Un 35% de los hombres y un 39% de las mujeres. Es hora de tomar medidas y hacer un cambio.

Hacia un abordaje personalizado de la obesidad (ENFOQUE INDIVIDUALIZADO)

El objetivo es mejorar la efectividad del tratamiento y mejorar los resultados a largo plazo para cada persona que lucha contra la obesidad. Es hora de mirar más allá del IMC y no limitarnos a la simple medida de peso y talla de las personas. Se trata de una situación compleja que abarca más factores, y al final cada persona tiene su historia y sus necesidades.

Evaluación integral del paciente

La obesidad no puede definirse exclusivamente por el peso de la persona. El enfoque de la obesidad en cualquier consulta debe tener como objetivo la evaluación global del paciente, que incluya la salud social, médica, funcional y mental. Al igual que se deben valorar los elementos de riesgo y factores causantes, para establecer y diseñar un plan de tratamiento adaptado a cada persona.

Recomendaciones nutricionales (CAMBIOS REALES Y DURADEROS)

La nutrición juega un papel crucial en la salud y el bienestar de todas las personas, independientemente de su peso corporal o estado de salud. En el caso de la obesidad, es importante trabajar codo a codo con el paciente, para poder establecer metas realistas y alcanzables que se centren en cada persona. La atención plena es una estrategia efectiva y sostenible a largo plazo. Consiste en prestar atención de manera consciente al acto de comer y de esta manera las personas empiezan a reconocer las señales de hambre y de saciedad. Además de esta recomendación, es crucial considerar el horario circadiano interno para la ingesta de alimentos, esto quiere decir, que los estudios sugieren que comer durante las horas destinadas al descanso nocturno pueden llevar al aumento de peso y tener efectos adversos en la salud metabólica.

Actividad física

Para empezar, es interesante saber que la prescripción del ejercicio físico debe ser individualizada y adaptada a las capacidades físicas de cada individuo. Por otro lado, la actividad física aeróbica con una duración de entre 30 minutos y 2 horas, de 3 a 5 días a la semana y con una intensidad moderada o vigorosa, puede ayudar a conseguir la pérdida de pequeñas cantidades de peso y grasa corporal (visceral abdominal y grasa ectópica, como la grasa hepática y cardíaca). Tras una valoración global del paciente, profesionales de la materia deben prescribir la actividad física y el ejercicio personalizado a cada paciente.

Abordaje conductual (PEQUEÑOS PASOS, GRANDES CAMBIOS)

Vale la pena destacar, que los especialistas de la salud (atención primaria y comunitaria) desempeñan un papel fundamental, ya que se convierten en los primeros profesionales al que acuden la gran mayoría de personas con sobrepeso (preobesidad) y obesidad. Basándonos en el enfoque inicial, la comunicación médico-paciente y la actitud del profesional sanitario durante la evaluación, son determinantes en el éxito del tratamiento. Por lo que deben los profesionales dirigirse a los pacientes con empatía y sensibilidad. Basándonos en la guía Giro se recomienda: Estrategias que funcionen a largo plazo: Para ello se deben resolver los problemas e identificar las barreras que nos impiden cambiar nuestros hábitos y enfrentarlos cara a cara. Controlar los estímulos y cambiar nuestro entorno para que nos impulse hacia hábitos más saludables. Lo importante es ir avanzando poco a poco, debes optar por un enfoque personalizado que se adapte a ti.. Fortalece además, tus habilidades y conocimientos sobre el control del peso paso a paso. Implementar políticas alimentarias y campañas de educación y así promover el consumo responsable de los alimentos y de las bebidas saludables. Vamos a alimentar nuestro cuerpo con lo mejor.

Tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico para la obesidad y el sobrepeso se recomienda como parte de un enfoque integral que incluya cambios en el estilo de vida, con la adopción de una dieta saludable y el aumento de la actividad física. Importante: deberá centrarse en la mejora de los parámetros de salud (metabólicos, mecánicos, mentales y/o de calidad de vida), no sólo en la reducción de peso. Aunque el tratamiento farmacológico no esté financiado en el momento actual por nuestro Sistema Nacional de Salud, esto no debe ser un obstáculo para estar informado.

Cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica es eficaz para el tratamiento de la obesidad, no obstante, no es adecuada para todos los perfiles de pacientes y se requieren criterios sólidos para determinar qué personas pueden beneficiarse de dicho tratamiento. Consideraciones para la cirugía bariátrica: Los candidatos a un procedimiento bariátrico deben haber intentado previamente tratamientos nutricionales, conductuales, e idealmente farmacológicos para la obesidad La cirugía bariátrica debe ser: segura, útil, duradera, reproducible y con mínimos efectos secundarios. La decisión más adecuada sobre el tipo de cirugía corresponde a un equipo multidisciplinar junto al paciente, teniendo en cuenta diversos factores.

Equipo multidisciplinar: la clave del éxito

El manejo de las personas con obesidad debe ser multicomponente y ser efectuado por un equipo multidisciplinar, esta es la clave para un diagnóstico con precisión. Cada uno de los siguientes profesionales aporta su experiencia en su campo para proporcionar una atención integral y completa a los pacientes.

Endocrinólogos

Médico especializado en las enfermedades de las hormonas, del metabolismo y en los problemas nutricionales. Además de esto, los endocrinólogos realizan tareas de investigación para comprender el funcionamiento del cuerpo humano y entender mejor las enfermedades que les afectan.

Nutricionistas

Profesionales sanitarios expertos en alimentación, nutrición y dietética. Funciones: Elaboración de un programa individualizado de alimentación. Contribuir en la creación de buenos hábitos alimentarios. Asesorar sobre dudas relacionadas a la alimentación.

Psicólogos

Profesionales sanitarios que desempeñan un papel crucial en el tratamiento de la obesidad: Identifican los factores emocionales y conductuales. Cambio de hábitos y patrones negativos. Fomentan la motivación. Apoyo durante el proceso.

Cirujanos

Doctor que se encarga de prevenir, diagnosticar o tratar enfermedades por medio de la intervención quirúrgica. Además estudian cada caso, exploran todas las opciones posibles y diseñan un plan especializado para cada paciente. Porque en esta batalla contra la obesidad, cada detalle cuenta, y cada paciente merece un enfoque único y personalizado.

Enfermeros

La enfermería lleva a cabo el tratamiento y el seguimiento de los pacientes. Al final, es necesario el trabajo de un equipo multidisciplinar. Funciones más genéricas que desempeñan: Cuidado integral y atención primaria. Los enfermeros están ahí en cada etapa del paciente. Educación y promoción de la salud. Están comprometidos con la prevención de enfermedades y la promoción de estilos de vida saludables.

Farmacéuticos

El farmacéutico, en todos sus ámbitos de actuación es el profesional sanitario más cercano y accesible a los ciudadanos. Desempeña un papel crucial en la promoción de la prevención de la obesidad y en la detección temprana de esta. Detectar factores de riesgo y signos de alerta de la obesidad. Asesores de la salud. Promueven el bienestar en todos los aspectos, proporcionando asistencia y apoyo en el proceso terapéutico.

Impacto socioeconómico de la obesidad

Costes sanitarios

Garantizar una financiación pública adecuada para la investigación en el ámbito de la obesidad, teniendo en cuenta su prevalencia e impacto en la salud de la sociedad. Los especialistas piden que sea reconocida como una enfermedad y que se financien sus fármacos. Los endocrinólogos, reunidos en Barcelona durante el Congreso Nacional de la Obesidad, han enfatizado la urgencia de reconocer la obesidad como una enfermedad que requiere un enfoque multidisciplinario y una mayor inversión pública en los medicamentos. Subrayan que la obesidad actúa como un precursor de otras enfermedades graves, como el cáncer, las enfermedades cardiovasculares o la diabetes, lo que resulta en un costo significativo para el sistema de salud, representando alrededor del 9% del Producto Interno Bruto de España.

Productividad laboral

Hoy en día, se estima que más de la mitad de los trabajadores españoles sufren de sobrepeso u obesidad. El primer desafío para erradicar la obesidad comienza en los lugares de trabajo. El entorno como hemos leído antes, también es clave en el abordaje de la enfermedad. Por ello, tanto empleados como empresarios deben estar concienciados a la hora de fomentar un entorno saludable. ¿Cómo? Promoviendo hábitos saludables en la empresa y elaborando planes específicos para controlar la salud. Diferentes estudios han demostrado que la obesidad en empleados supone más días de pérdida de trabajo y menor productividad. Ya solo leyendo esto, no cabe duda, hay que fomentar las medidas para mejorar los hábitos de los trabajadores, concienciando sobre los peligros del sobrepeso en nuestra salud.

Calidad de vida

El objetivo debe perseguir la promoción de cambios en el estilo de vida que mejoren la calidad de vida de las personas que viven con obesidad. Como los diversos aspectos psicológicos, los parámetros metabólicos y cardiovasculares, la actividad y el ejercicio físicos, y una alimentación consciente. El concepto de calidad de vida, hace referencia a aspectos de la vida, que en el día a día parecen insignificantes pero que influyen en la experiencia personal y pueden impedir a llevar la vida que quieren las personas que sufren esta enfermedad.

Obesidad y salud mental: una relación bidireccional

Depresión

La asociación entre obesidad y depresión puede estar vinculada a diversos mecanismos: La obesidad se asocia con una resistencia a la insulina y una inflamación sistémica (factores que se han visto implicados en la patogénesis de la depresión). La obesidad puede provocar estigmatización social, insatisfacción corporal, disminución de la autoestima y estrés, en sociedades en las que la delgadez se equipara a la belleza (los TCA y el dolor asociados a la obesidad también pueden aumentar el riesgo de depresión).

Ansiedad

La ansiedad puede desencadenar comportamientos alimentarios poco saludables, como comer en exceso o recurrir a alimentos reconfortantes ricos en grasas y azúcares para aliviar los síntomas de la ansiedad. Es esencial garantizar el acceso oportuno a los especialistas necesarios para abordar adecuadamente la ansiedad y otras alteraciones del estado de ánimo en pacientes con trastorno de ansiedad.

Trastornos de la conducta alimentaria

Los profesionales sanitarios tienen que atender siempre a los pacientes con empatía, sensibilidad y respeto. La estigmatización de los pacientes conduce a un empeoramiento de los resultados en salud, al tiempo que fomenta los trastornos de la conducta alimentaria (TCA), el aumento de las tasas de depresión y la disminución de las tasas de actividad física.

Retos y perspectivas de futuro

Un nuevo enfoque necesario frente a la obesidad A continuación, se resumen las necesidades no cubiertas y retos a futuro identificados por los expertos que han participado en la guía GIRO. Se proponen también soluciones tanto a medio como a largo plazo, muchas de las cuales requieren de un compromiso por parte de las sociedades médico-científicas y de los organismos gubernamentales. Necesidades en la atención integral y viaje del paciente Reconocimiento de la obesidad como una enfermedad crónica Heterogeneidad de la prestación sanitaria y ausencia de protocolos estandarizados Atención multidisciplinaria, completa y transversal Sobrecarga asistencial e inequidad en la distribución de recursos Necesidades en la prestación sanitaria Diagnóstico y caracterización del paciente Abordaje terapéutico Seguimiento Necesidades educativas y de investigación Es necesaria la coordinación de las acciones clínicas, docentes e investigadoras entre las distintas sociedades científicas para alcanzar una atención igualitaria en la detección, diagnóstico y tratamiento de la obesidad. Debemos adoptar un enfoque integral, que englobe desde los equipos multidisciplinares de APyC (Atención Primaria y Comunitaria) a las Unidades de obesidad hospitalarias, para ofrecer así el tratamiento más adecuado en cada paciente, teniendo siempre en cuenta las situaciones especiales respecto a su género, edad y posibles patologías simultáneas.

Preguntas frecuentes

¿La Guía GIRO está dirigida sólo a especialistas?

No, la guía GIRO está dirigida a todos los profesionales de la salud involucrados en el manejo de la obesidad (atención primaria y comunitaria), endocrinólogos, especialistas en medicina interna, cirujanos, nutricionistas, especialistas en terapia física, psicólogos, etcétera, así como a cualquier persona activista interesada en generar conciencia sobre la complejidad de esta patología y la necesidad de garantizar el acceso al tratamiento basado en evidencias médicas.

¿Qué otras patologías se relacionan con la obesidad según la guía?

La obesidad aumenta el riesgo de desarrollar otras enfermedades y empeora el pronóstico de cualquier patología ya existente. Estas son las patologías con las que se relaciona: Enfermedad cardiovascular Enfermedad renal crónica Cáncer Apnea obstructiva del sueño Depresión Hipogonadismo masculino Síndrome del ovario poliquístico Infertilidad Edad reproductiva y gestación Menopausia SARS-CoV-2

¿Incluye la guía un plan de seguimiento para los pacientes?

La guía Giro incluye un plan de seguimiento a los pacientes. Se trata de una necesidad en la prestación sanitaria. Debe ser un área de mejora. En el seguimiento de los pacientes con obesidad, es importante evaluar constantemente si están siguiendo el tratamiento correctamente. Esto incluye tomar sus medicamentos según lo indicado, así como asistir a las sesiones de terapia física y nutricional. Es importante utilizar herramientas digitales que permitan un seguimiento personalizado tanto en persona como vía online. Todo esto, ayuda a controlar el tratamiento del paciente, su estado y cómo está progresando.

Dra. Lucía González - Foto de perfil
Dra. Lucía González
Directora Clínica Obymed

¿Tienes dudas?

Pedir cita telefónica - Popup

"*" señala los campos obligatorios

Clínica Médica Nº1 en Obesidad. Primera Consulta Gratis

Chat
¿Tiene alguna duda?
Hola Soy Noelia 👋
¿En que puedo ayudarte?